No se trata de un instrumento financiero. Se trata de una venta real. En este caso se produce una venta legal del “vuelo”  que hay sobre la tierra o sea los árboles. Éstos quedan en propiedad del comprador en tanto exista como un árbol productivo (25 años).